ARTICULOS

JUSTOS DE LA HUMANIDAD
Sanz Briz, Perlasca, Wallenberg
Por Manuel de La Lastra B.

 

Con este título se ha distinguido a personalidades que contrbuyeron a la salvación de judíos en países ocupados por los nazis durante la segunda guerra mundial.

Entre estos figuran dos personalidades que actuaron en Budapest a fines de la guerra, en 1944.

Hungría durante la regencia del almirante HORTHY fue un relativo refugio para la comunidad judía debido a que en el país, pese a su alianza con el III Reich, se aplicó con cierta blandura la política antisemita impulsada por los alemanes.

Sólo en 1944 el país fue ocupado por Alemania y el regente Horthy obligado a designar un gobierno pronazi presidido por Dome Sztojay que inició en forma masiva la eliminación de los judíos por medio de expropiación de sus bienes, deportación a campos de exterminio o como mano de obra en la industria bélica . Cerca de 500.000 personas corrieron esta suerte.

Las atrocidades cometidas despertaron la reacción de los países neutrales como Suiza, Suecia, Vaticano y España.

La representación diplomática española estaba en manos de Miguel Angel Muguiro, quien en 1944 fue reemplazado por ANGEL SANZ BRIZ en calidad de Encargado de Negocios.

Este diplomático se caracterizó por su activa participación en proteger a los judíos perseguidos comenzando por otorgar visa española a 500 niños entre 5 y 15 años con el fin de sacarlos del país con destino a Tanger, cosa que no se pudo cumplir, pero los niños quedaron bajo la protección de la Embajada de España.

Entre tanto se concentró en un ghetto a 250.000 judíos en Budapest en espera de su destino final.
Sanz Briz comenzó a otorgar visas españolas a numerosos judíos calificándolos como Sefarditas y reuniéndolos en casas protegidas por la bandera española.
Su número llegó a 2.795: 1.898 con cartas de protección de la Embajada, 45 auténticos sefarditas, 352 con pasaporte español y los 500 niños recogidos para ser enviados a Tanger.

Sanz Briz logró estos resultados convenciendo al gobernante húngaro Szalasi que era conveniente acceder a esta protección a cambio de un supuesto reconocimiento de España al gobierno húngaro

El campo de acción de Sanz se amplió cuando colocó casas de acogida de la Cruz Roja para judíos bajo la protección de la Embajada de España con lo que el número de beneficiados llegó a varios miles.

En noviembre de 1944 debió trasladarse a Suiza , lo que habría dejado en la indefención a los judíos protegidos por la bandera española de no haber aparecido providencialmente un italiano: GIORGIO PERLASCA.

Este había combatido por Franco en la guerra civil española y se encontraba en Budapest como representante de la Sociedad Anónima de Importaciones Bovinas, practicamente inoperante ese año por lo que se ofreció a Sanz como colaborador en el rescate de los judíos.

Gracias a una serie de maniobras diplomáticas apoyadas por un secretario de la Embajada, por influencias del Nuncio y de la Embajada Sueca logró ser reconocido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de España como nuevo Encargado de Negocios, designación que fue reconocida por el gobierno húngaro. Actuó en esa condición entre 1º-12-1944 y el 16-01-1945 continuando la labor iniciada por Sanz Briz.

En 1991 el Parlamento de Israel otorgó a Sanz el título de “Justo de la Humanidad” y lo condecoró con la Medalla de Honor de Yad Vashe y el correo de España emitió un sello con su efige en 1998.

Giogio Perlasca fue homenajeado en 1987 por un grupo de judíos que recibió la protección de España por su actuación y en 1989 fue condecorado en Budapest con la Gran Estrella de Hungría y declarado “Ciudadano de Honor y Justo entre los Justos” por el gobierno de Israel.

España también reconoció su actuación designándolo en 1991 Comendador de la Orden de Isabel la Católica, pero no ha tenido un reconocimiento filatélico como Sanz Briz.

Otra figura señera en la protección de los judíos húngaros fue RAOUL WALLENBERG, diplomático sueco que después de la ruptura de relaciones de Argentina con el Eje se hizo cargo de los intereses argentinos en Hungría.

Ante los horrores cometidos contra los judíos húngaros se levantó una ola de protestas de los países neutrales y estados Unidos de Norteamérica fundó el War Refugee Board que encargó a Wallenberg la misión de proteger a los judíos.

Desde su cargo de Encargado de Asuntos Argentinos, anexo a la Embajada de Suecia, comenzó a extender visas que mostraban los colores nacionales de Suecia, la insignia real y el timbre de la Embajada. Fue autorizado por las autoridades a emitir hasta 4.500 de tales documentos; pero de hecho extendió de 3 a 4 veces más dejando así a varios millares de judíos bajo la protección de Suecia.

El 17 de enero de 1945 se produjo la liberación de Budapest por las fuerzas soviéticas y desde esa fecha se ignora qué sucedió con Wallenberg. Sólo 10 años después, a raíz de numerosas investigaciones internacionales, la Unión Soviética declaró que había fallecido por un accidente cardíaco; pero la realidad de los hechos permanece en el misterio.
A la intervención de Wallenberg se atribuye la salvación de alrededor de 100.000 judíos.
En 1998 se inauguró en Buenos Aires un monumento recordatorio de este personaje y se emitió un sello en su memoria.
El movimiento internacional Council of Christians and Jews apadrinó la erección de este monumento y otro en Londres.

Desconozco si hay otros homenajes filatélicos a estos dos filántropos.

Bibliografía:
“Los Héreos de Budapest”, Mariano Gonzalez-Arnai
Aventura de la Historia 5:21, Marzo 1999

volver VOLVER HOME
free counters Flag Counter iniciado el día 4 de febrero 2012
Stamp Collecting Topsite
Chile Última actualización Septiembre 19, 2013